Saltando brechas conceptuales I

  • 1

Saltando brechas conceptuales I

La estrategia más novedosa para salir de las crisis, para alcanzar el éxito o simplemente para vivir mejor se desarrolló hace 5 millones de años.

Algo ha pasado por su mente, había realizado la misma acción cientos, quizá miles de veces antes, pero en esta ocasión simplemente se quedó atónito.

El chimpancé se quedó mirando largo rato el último hueso que había lanzado y que impactó en la cabeza de una cría.

Pre hombre blandiendo un hueso

Pre hombre blandiendo un hueso a modo de arma. Fotograma* de 2001: A Space Odyssey. Autor: Arthur C. Clarke. Película dirigida por: Stanley Kubrick Escrita por: Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke

Una vez que se calmó el alboroto iniciado por la pequeña chimpancé, y que secundaron las demás hembras, el audaz joven macho se acercó hasta su hueso, le echó una mirada más antes de volver a tomarlo.  Lo miró mientras cavilaba con un gesto abstraído…

Posiblemente resentido por viejas rencillas con el líder de la manda, se le aproximó a horcajadas, blandió su hueso a todo lo alto, le asestó un duro golpe que abrió una herida en la cabeza del macho alfa y lo dejó inconsciente durante largas horas. Mientras tanto, el intrépido y astuto joven se encargó de cambiar el balance del poder amedrentando con su nuevo instrumento, mejor dicho, su arma, a todo aquél leal al líder que osaba hacerle frente.

Cuando el veterano líder por fin volvió en sí, su mandato ya era historia en el clan.

Este es un episodio que me resulta muy violento, además de que el protagonista actúa con un carácter alevoso. No obstante con una escena como esta es con la que Stanley Kubrick nos ilustra en su mítica película de ciencia ficción “Odisea del Espacio 2001”, cómo se saltan las brechas conceptuales.

Cuando el chimpancé se dio cuenta de que no era lo mismo lanzar al aire un objeto, en el caso de la película de Kubrick, un hueso, simplemente porque le estorba a lanzarlo o blandirlo porque quiere lastimar a alguien, saltó una brecha conceptual inmensa. Algunos antropólogos sostienen que así se inició la carrera evolutiva del ser humano.

Afortunadamente en nuestros días no tenemos que preocuparnos por lanzar huesos, o porque nos los lancen —bueno, al menos se supone que así debería ser—; pero lo que realmente no ha cambiado es que sí tenemos que seguir saltando brechas conceptuales que naturalmente cada vez son más anchas en la vida diaria, en la ciencia, en la tecnología, en todos los campos del saber y, desde luego, en la actividad empresarial no es la excepción.

A miles, probablemente cientos de miles de años de esa hipotética escena, e igualmente a miles de saltos conceptuales, la célebre e histórica frase “un pequeño paso para un hombre, un salto gigantesco para la humanidad”, pronunciada por Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, en el momento en que descendía de su nave, cobra más vigencia que nunca, pues nos hace alusión a cómo pequeños saltos dados por un individuo pueden cambiar toda la historia de la humanidad.

Seguramente el chimpancé de nuestra hipotética escena hubiera alcanzado el mismo resultado si el material para su arma-herramienta hubiese sido una rama, una piedra o un coco. Y es que las herramientas son útiles, pero lo que verdaderamente es útil es la habilidad de convertir los elementos de nuestro entorno en herramientas.

A eso los teóricos de hoy simplemente le llaman INNOVACIÓN.

Innovación e invención no son lo mismo

Hoy en los medios se suele confundir la innovación con la invención. Se parecen, tienen puntos en común pero no necesariamente son lo mismo, aunque una pueda dar lugar a la otra.

Pensemos, por ejemplo, en nuestros antepasados, cuánto les llevó darse cuenta de que un palo servía no sólo para lanzarlo igual que el hueso del ejemplo anterior, para hacer un arma o para apoyarse al caminar, sino que servía también para hacer un hoyo en la tierra y sembrar. En ese momento no plantaron unas semillitas de cereal, inventaron la agricultura.

Desglosemos el hecho. Un simple palo, que hasta entonces sólo había servido de lanza o bastón, experimentó una innovadora aplicación, se usó como coa.  El mismo material, el mismo instrumento se usó para algo distinto, se cruzó una brecha conceptual al cambiar el concepto para el cual había sido concebido originalmente, se innovó.

La innovación en un instrumento dio origen a una invención, en este caso a la agricultura, que a su vez revolucionó la sociedad. Y este es el pilar sobre el que se ha construido y descansa la civilización hasta nuestros días.

Y ya puestos en nuestra civilización contemporánea, a finales del siglo XIX y principios del XX, las brechas conceptuales que se empezaron a saltar ya no era utilitarias o instrumentales, sino conceptuales —no consistía en cambiar el uso de un útil o instrumento, sino de un método, un procedimiento o un sistema— se ensayaron sistemas de “gestión y administración científica del trabajo y de las empresas”.

Saltando brechasTenemos, por citar sólo algunos, los estudios realizados por Taylor, primero, y por el matrimonio Gilberth, después. Aunque muchos críticos han “satanizado” sus resultados, sus aportaciones significaron un hito en el proceso evolutivo de los métodos de organización; significaron nuevos usos para viejos métodos.

Curiosamente esto a su vez dio origen a dos situaciones antagónicas: 1) el asombroso desarrollo industrial del Siglo XX y 2) la crisis del 2008.

Continua a partir del 25 de octubre, 2010

Saltando brechas conceptuales II >>

Copyright © 2010. AZ advisors consulting.
El contenido total o parcial de este artículo puede ser reproducido libremente para fines educativos siempre que se indique claramente y en un lugar visible a AZ advisors consulting como el autor, en publicaciones web o digitales se debe incluir el enlace: http://www.azadvisors.com/wordpress/2010/10/saltando-brechas-conceptuales/.  Para otros fines solicitar licencia en info@azadvisors.com.
*Esta imagen ha sido reproducida para ilustrar un contenido educativo al que se hace referencia en el cuerpo del texto y se reconocen todos los créditos de su autor y titulares.


About Author

AZadvisors

AZ advisors consulting es una empresa especializada en desarrollo de estrategias empresariales para el desarrollo de negocio off-line y on-line mediante modelos de simulación, centrándose en el comercio electrónico.

1 Comment

Saltando brechas conceptuales II | AZ advisors consulting

25 Octubre, 2010 at 5:47 am

[…] Acceso privado ← Saltando brechas conceptuales I […]

Síguenos en…


AZ advisors consulting en twitterAZ advisors consulting en LinkedIn AZ advisors consulting en facebook

Cotizaciones de bolsa

Datos de carácter informativo, para la toma de decisiones consulte directamente la fuente de la Bolsa.

AZ advisors consulting

Empresa consultora en Estrategia Empresarial, Formación Vivencial y Marketing.